MANIFIESTO 


RESPECTO AL  ARTE Y LA CULTURA VISUAL

 

Defendemos la Educación Artística como algo fundamental en la educación de cualquier persona por tres razones principalmente: 

En primer lugar, vivimos en la era de la imagen, el lenguaje visual está presente en cada minuto de nuestro día. Paradójicamente, carecemos por completo de educación visual, por tanto somos una sociedad visualmente analfabeta y fácilmente manipulable. Consumimos y generamos imágenes diariamente, reproduciendo y perpetuando estereotipos, mensajes que a la vez ignoramos: utilizamos un lenguaje que desconocemos.  

En segundo lugar, existe una brecha entre el arte y la sociedad. Muchas veces resulta inaccesible, incomprensible, algo ajeno a nosotrxs. Hay una carencia educativa, una falta de recursos que nos permitan acceder a una parte tan importante de nuestra cultura: El arte abre una dimensión perceptiva, amplía, difiere, duda, busca. Nos ofrece nuevas miradas respecto al conjunto de la vida contemporánea. Además es el arte contemporáneo, comprometido con la realidad común, el que ofrece propuestas críticas con la cultura visual dominante. 

En tercer lugar, el acceso al arte, a la cultura, cada vez está más limitado, mercantilizado y dirigido a un consumo cultural hegemónico, quedando totalmente desarticulada nuestra capacidad para crear y participar en nuestra cultura de forma autónoma, consciente, crítica y colectiva.  


RESPECTO A LA EDUCACIÓN ARTÍSTICA 

 

La educación artística es necesaria para cualquier persona, no sólo para lxs artistas. El campo de la educación artística se estructura en varios ejes como la estética, la crítica, la creación o la relación entre el arte y el contexto. Y en estos ejes se basa nuestro enfoque. Las referencias artísticas en las que nos basamos para crear nuestras sesiones y programa, responden a un análisis crítico del arte y cultura visual de distintas partes del mundo, contextualizado en la realidad hegemónica actual. 

Desde Lainopia creemos que las artes tienen valor como contenido, no sólo como método o como base de un aprendizaje de otro área. Así que desde nuestro proyecto no aprendemos matemáticas a través del arte, o utilizamos el arte para aprender psicomotricidad. Si argumentamos la necesidad de que las artes estén presentes en la educación desde lo útiles que son para aprender otras materias, estamos quedándonos en la más absoluta superficie y destruimos cualquier tipo de aprendizaje artístico. 

Ofrecemos una educación en artes basada en los objetivos específicos de las artes, no de otras materias. Esto no quiere decir que el aprendizaje artístico no pueda ser transversal a las demás áreas: el arte se conecta con la ciencia, claro, pero seguro que no renunciaríamos a los contenidos de la ciencia y la utilizaríamos sólo como método para aprender arte. 

 

RESPECTO A LA EDUCACIÓN 

 

Creemos que el objetivo de cualquier educación es garantizar que las personas tengan todas las herramientas para vivir en libertad, siendo conscientes y autónomas para tomar sus propias decisiones, y no desarrollar unas capacidades que vayan a ser útiles para insertarse en un sistema social, económico y político determinado. 

Nos encantaría que nuestro enfoque de la educación artística fuese completamente no directivo, en el que simplemente se ofreciese un espacio para la libre autoexpresión creativa con todo tipo de materiales (aunque incluso así, seguiría siendo directivo). Si viviésemos en un mundo vacío de condicionantes y manipulaciones, en un mundo equitativo e igualitario así sería. Pero no vivimos en ese mundo. Por ello tenemos un enfoque de la educación artística que busca el desarrollo de la libertad de cada persona sin perder de vista lo colectivo. Ofrecemos un espacio de aprendizaje en

el que desarrollar de forma conjunta las herramientas que nos permitan ser libres emancipando nuestra mirada. 

 

ACLARACIONES NECESARIAS...

 

Cabe aclarar que, sí, en Lainopia proponemos un enfoque innovador de la Educación Artística, pero NO estamos en la línea de la “innovación educativa”, que persigue y fomenta valores empresariales como la competitividad, el éxito, o la productividad. Porque la base ideológica de esta supuesta innovación educativa reside en la rentabilidad económica, ni más ni menos. Esta idea forma parte de un sistema político, económico y social que está radicalmente en contra de la filosofía educativa de Lainopia. 

En cuanto a la aportación económica del proyecto: No somos un producto, porque nos negamos a hablar de educación en términos económicos, por tanto no queremos que la motivación al venir a nuestras sesiones sea la de consumir algo. Lainopia es un proyecto educativo y artístico que ofrece un espacio en el que aprender de forma colectiva y no un espacio de consumo.  Obviamente, el proyecto necesita un aporte económico para subsistir en el mundo en el que vivimos, pero desde luego tratamos de ser coherentes en cómo se produzca.

.